EL SURGIMIENTO DEL FASCISMO

 

El contexto en el cual surge el fascismo se compone de un proletariado con altos índices de desocupación y la desazón de los ex-combatientes, con un gobierno liberal corrompido cuya cabeza era el octogenario Giolitti.Pero lo más significativo era que una nueva burguesía industrial pugnaba por desplazar a  las antiguas fuerzas feudales y latifundistas que se oponían a cualquier tipo de cambio.Las condiciones económicas que surgieron como consecuencia de la guerra crearon dos fenómenos paralelos: una industria pesada que se benefició y mucho con la producción de armamentos al punto de asfixiar a las medianas y pequeñas empresas, favoreciendo la concentración de capitales en las manos de los banqueros y grandes industrias como la Fiat.Esto trajo aparejado un segundo fenómeno que fue el nacimiento de una nueva clase dirigencial compuesta por este selecto grupo de grandes empresarios y banqueros, llamada a reemplazar a la antigua y desacreditada clase de dirigentes políticos.Unas pocas familias económicamente poderosas obtuvieron el poder  y con él manejaron y manejan todavía a los hombres políticos que pasaron a ser sirvientes  fantoches de sus intereses sectarios.Esta nueva clase dirigente encontraría en el fascismo su mejor aliado, de la misma forma que más tarde los industriales alemanes se servirían del nazismo para consolidar sus imperios económicos.

Mussolini después de haber pasado las penurias de la vida en el frente de combate(resultó seriamente herido durante el conflicto), padeció la misma frustración  y enojo ante la actitud sumisa del gobierno liberal italiano ante los gobiernos aliados.Es que Italia, a pesar de haber formado parte de las potencias vencedoras, recibió el trato de un país derrotado y fue obligada a pagar cuantiosas sumas en calidad de reparaciones de guerra.Si a eso le sumamos el descanto ideológico que para un socialista como Mussolini significó la revolución rusa,  el cóctel no podía ser otro que la ruptura con el socialismo.La revolución rusa, que al principio parecía enarbolar los ideales socialistas del colectivismo y de los soldados unidos al pueblo trabajador, pronto reveló su lado oscuro con una serie de hipocresías que partirían el corazón de cualquier buen socialista, aún el de un duro como Mussolini.En Rusia el patrón autoritario y la burguesía zarista eran reemplazados por una burguesía estatal y autoritaria que para peor se componía de los mismos funcionarios zaristas, primero echados y luego vueltos a llamar, dado que eran los únicos que conocían el funcionamiento interno del estado.

Ante el fracaso de la experiencia bolchevique, Mussolini al igual que Stalin madura la idea de un socialismo nacionalista distinto del socialismo tradicional porque para poder modificar el mundo comprende que primero hay que modificar la realidad del propio país.Si se quiere era un socialismo pragmático como alternativa al socialismo utópico, brillante en el plano abstracto, pero que siempre estaba destinado a fallar en el terreno de los hechos.